La hiperhidrosis axilar es la forma clínica más frecuente de la hiperhidrosis, y representa un 70% de todos los casos. Quiere decir que afecta al 2% de la población general. Contrariamente a lo que siente la persona afectada es algo bastante frecuente, pero si muy poco comentado.

 

Es un trastorno genético, de transmisión autosómica dominante, que suele hacerse evidente con la pubertad. Casi el 50% tiene antecedentes familiares, y frecuentemente se observa que lo padecen la mitad de los hermanos. Puede presentarse en combinación con sudoración excesiva de manos o cara, pero también ser sólo de axilas y se la denomina hiperhidrosis axilar focal.

 

Afecta a ambos sexos por igual. Se caracteriza por episodios sudorativos importantes (sensación de que se abre una canilla) en respuesta a determinados estímulos que actúan como gatillo. La sudoración, no genera ni predispone a ningún tipo de enfermedad, pero limita a la persona en los colores y tipos de ropa que puede usar.

 

La sudoración axilar va de esta manera tomando mucho más relevancia de lo que debería tener. Por lo general la sudoración axilar representa un trastorno social difícil de disimular, derivando en situaciones de incomodidad social y laboral de distinto tenor. En concreto no es la sudoración lo que marca la necesidad de tratamiento sino la incomodidad que esta provoca.

 

TRATAMIENTO 

 

El objetivo del tratamiento es restarle a la axila el protagonismo que adquiere en estas situaciones y deje de condicionar la vida social. El área axilar es la que posee mayor cantidad de opciones de tratamiento. Luego de las lociones a base de cloro y aluminio, la toxina botulínica es hoy en día el tratamiento ideal

CONTACTO

 

Turnos de Lun. a Vier. 14 a 18hs.

WP: +54 11 5313 9811

Juncal 2280- C1025ABB -CABA

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon